domingo, 25 de mayo de 2014

Pueblo de Egaña (Soriano, Uruguay): comienza el recorrido!


Después de recorrer tantos pueblos, ciudades y localidades de Buenos Aires, decidí expandir un poco el horizonte de mis viajes y trasladarme del otro lado del Río de La Plata para conocer los pueblos de nuestros vecinos uruguayos.

Desde hace tiempo que tenía en mis manos un mapa de rutas de Uruguay y observándolo descubrí un pueblo llamado Egaña, ubicado en el departamento de Soriano. Desde aquél entonces, ese punto en el mapa llamó mi atención y me propuse como objetivo llegar allí. ¿Por qué Egaña? ¿Por qué llamó mi atención? Esto trasciende la pasión por las rutas y tiene más que ver con lo personal y lo afectivo que con el viaje en sí.



Mis viajes en auto comenzaron allá por el año 2010 junto a mi pareja, hoy mi familia, visitando justamente un lugar llamado Egaña, un pequeño pueblito rural de la Provincia de Buenos Aires aquí en Argentina, donde se encuentra una vieja mansión abandonada conocida como “El Castillo de Egaña” o “Castillo San Francisco”. Visitando este “castillo” y conociendo este paraje es que decidí dedicarme de lleno a compartir con la comunidad mis viajes y recorrer todos los pueblos de mi provincia. Así nació mi sitio en internet “ConoceLaProvincia” (www.conocelaprovincia.com.ar) del cual soy también el autor. Egaña fue el punto de partida para recorrer Buenos Aires y el momento justo en el cual encontré a mi compañera de viajes y de la vida, con quien hoy hago todos los recorridos de este blog.

Del otro lado del charco, Egaña sería entonces el lugar de partida ideal para comenzar a recorrer Uruguay.  Por cábala o por lo que sea, pero así sería y allá fuimos.

Desde el momento en que decidimos hacer nuestro primer viaje a Uruguay hasta que finalmente fuimos pasó bastante tiempo. Nunca habíamos salido del país en auto y no sabíamos qué requisitos había que cumplir o si era o no complicado hacerlo. Por una u otra razón lo veníamos postergando. Pero este fin de semana, después de tanto tiempo de planearlo y hablarlo, finalmente nos fuimos a conocer Egaña.

Dejaré para otra entrada todo lo que se refiere a los requisitos para entrar a Uruguay y cómo manejarse en el país vecino, haciendo una explicación más detallada de nuestro recorrido, los costos, el tipo de cambio y la estadía allí. Hoy es el turno de conocer Egaña.

Un poco de información sobre Egaña:

Egaña es una localidad uruguaya del departamento de Soriano, ubicada sobre la cuchilla Bizcocho, 3 km al norte de la ruta 2 en el km 223.

Tuvo origen en el año 1925 con la llegada de la familia Silvestre Pérez, instalados en la zona junto a las vías del ferrocarril, y posteriormente más pobladores desde San José y Canelones. En 1928 se realizó el fraccionamiento de parcelas y su correspondiente venta. La localidad fue elevada a la categoría de pueblo por ley 13959 el 13 de mayo de 1971.

El pueblo es habitado por aproximadamente 800 personas.

Para los argentinos, Egaña se encuentra a 354 km de la Ciudad de Buenos Aires.

Les dejo un mapa para poder ubicarse mejor:



Recorriendo Egaña:

Después de manejar casi 92 km desde el puente Internacional San Martín, llegamos finalmente al pueblo. En la entrada nos encontramos con este cartel que había visto en alguna foto por internet antes, lo cual al estar ahora yo acá frente a él me dio una enorme satisfacción. Un objetivo más cumplido: estamos en Egaña y nuestros viajes por Uruguay recién comienzan.

egaña uruguay

Desde el acceso en la ruta 2 al pueblo hay unos 3 km de camino pavimentado en muy buenas condiciones:

egaña uruguay

Al llegar al pueblo nos dirigimos a la estación ferroviaria donde dos flameantes banderas nos dieron la bienvenida: la bandera uruguaya y la bandera de Soriano.

egaña uruguay

egaña uruguay

Junto a la estación había un lugareño trabajando junto a unos tractores con su hijo y a pocos metros, en un pequeña plaza, había unas pocas personas haciendo ejercicio y conversando entre ellos. Desde luego que antes de bajar del auto ya éramos el centro de atención de todos. Me pregunto qué habrán pensado al vernos. Algunos nos miraban con cierta desconfianza (algo totalmente entendible), otros nos saludaban con amabilidad y otros con cierto rechazo. Tal vez no era rechazo, tal vez era precaución ante unos extraños en un auto con patente argentina que circulaba a paso lento y pausado. La cara sonriente de nuestro bebé asomando por la ventana nos ayudó a tranquilizar un poco las aguas y por suerte nos fueron viendo como turistas que estábamos disfrutando de visitar su pueblo. 

Caminando Egaña:

Empezamos por la Estación Egaña:

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

Empezamos a caminar por el pueblo:

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

La Parroquia:

egaña uruguay

El hogar de ancianos:

egaña uruguay

La plaza central de Egaña:

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

Seguimos recorriendo Egaña:

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

egaña uruguay

Terminado el recorrido, nos sentamos en la plaza de la estación a tomar unos buenos mates mientras la tarde iba cayendo.

egaña uruguay

Conocimos Egaña, caminamos sus calles, fotografiamos lo mejor que pudimos y de a poco nos fuimos dando con la gente. Esa desconfianza inicial quedó atrás y descubrimos un pueblo tranquilo y acogedor. Nuestros viajes por la Provincia de Buenos Aires y los cientos de pueblos que hemos visitado nos hacen ver que de un lado y del otro, en Argentina y Uruguay, cuantos más kilómetros nos alejamos de las grandes urbes, más cerca estamos de la cordialidad y los buenos modales, de la tranquilidad y la seguridad, de la paz y de la buena gente.

Ya dimos el primer paso en Uruguay, de ahora en más el destino y las rutas de este hermoso país dirán el resto. Para aquellos hermanos uruguayos y para nuestros compatriotas que pasen por la ruta 2, tómense un descanso en Egaña, con unos mates de por medio. Si son amantes de los pueblos pequeños y olvidados como yo, de seguro les va a gustar. 

Hasta el próximo destino! Nos vamos para Mercedes!