martes, 23 de junio de 2015

Paso de los Toros (Uruguay) Imágenes. Turismo. Camping.


Para continuar con este blog y seguir adelante con nuestro recorrido por Uruguay, tardamos casi un año, debido a problemas personales y otros acontecimientos. Durante todos esos meses que pasaron, fuimos planeando este segundo viaje y tratando de poner un punto de llegada al recorrido. Es así que, observando nuestro mapa rutero uruguayo, divisamos una pequeña localidad llamada Paso de los Toros.
 
Buscamos un poco de información en internet y nos enteramos que aquí nació la famosa gaseosa Paso de Los Toros. Vimos algunas fotos de la ciudad, del camping, del río, de la iglesia y del enorme toro de piedra que se encuentra sobre el acceso a la localidad. De inmediato, quisimos venir a conocer este lugar.

Para los que lean por primera vez el blog, les cuento que somos una familia viajera argentina, que estamos recorriendo Uruguay pueblo a pueblo, en auto, con el fin de conocer este pequeño país en lo profundo. Este es nuestro segundo viaje por el país y Paso de Los Toros era el punto medio de este largo trayecto. El punto final para emprender luego el regreso, sería finalmente la ciudad de Rivera, sobre la frontera con Brasil. Visitar Paso de los Toros fue fundamental para elegir este trayecto y no otro.

Antes de seguir, un poco de información sobre Paso de los Toros:


Paso de los Toros es una ciudad uruguaya perteneciente al departamento de Tacuarembó. Actualmente es la segunda ciudad con mayor población en el departamento, luego de la ciudad de Tacuarembó. Se ubica a 240 kilómetros de Montevideo, sobre el margen norte del río Negro y junto al cruce de la Ruta Nacional 5.



Un poco de historia, que vale la pena leer:


Antiguamente, la ciudad era un establecimiento rural muy grande de la familia Bálsamo. Con el pasar del tiempo fue adquiriendo importancia porque allí era el lugar donde el agua del Río Negro era más baja y se podía cruzar. De ahí surge del nombre “Paso”; y era allí donde los toros criados en el norte de Uruguay cruzaban para ir a Montevideo al puerto ganadero del Cerro, por eso también se lo denominó “de los Toros”.

Tras el asentamiento de habitantes en el lugar y el poblamiento creciente, se instaló la parroquia Santa Isabel y se hizo un trato para denominar el lugar “Santa Isabel de Paso de los Toros”. Por esta razón, el gentilicio de los habitantes del lugar es “isabelinos”.

Con el pasar del tiempo se crearon los puentes para cruzar directamente al río y esto permitió una comunicación más fluida entre el norte y el sur del país. El lugar se comenzó a poblar de inmigrantes de todas partes del mundo que se instalaban poniendo algún comercio o a trabajar en el campo o la industria. De esta última rama surgió el italiano Rómulo Mangini, que con visión y tesón creó el agua tónica Paso de los Toros, producto natural y único que desde esta humilde ciudad logró trascender fronteras.

En 1945 se terminó la inmensa represa hidroeléctrica que está muy cerca a la actual ciudad, llamada Rincón del Bonete, por el consorcio alemán Siemens. Fue la primera represa construida en Uruguay. En 1958 hubo una gran inundación y la represa fue desbordada, pero en 1992 fue restaurada. En 1959 a Paso de los Toros se la declaró cuidad. Y la ciudad poco a poco fue creciendo con su gente.

* Fuente: Municipio Paso de Los Toros.

¿Y el agua tónica? ¿Y la gaseosa Paso de los Toros?


Su inventor fue Rómulo Mangini, un montevideano de origen italiano, practicante asiduo de lucha grecorromana y estudiante de química. Corría 1924 cuando Mangini se instaló en el pueblo con una pequeña fábrica de soda, que desde 1926 elaboró gaseosas. Ahí cerca, en el club 25 de Agosto, conoció a Jorge Jones, “amante de la buena vida y exquisito bebedor”, que –orgulloso de las populares tónicas británicas– desafió a Mangini a fabricar un agua tónica de calidad semejante.

Mangini aceptó el reto, y siguieron meses de pruebas, fórmulas fallidas, y diversas combinaciones de agua y extractos vegetales. Con cada nueva combinación iba Mangini al club a ver a Jones, donde ambos la degustaban, esperando un dictamen favorable. Llegó finalmente el día (en 1929, según la mayoría de las versiones) en el que Jones dio su visto bueno: según su exigente paladar, la tónica uruguaya superaba a las importadas de Londres.

El éxito fue vertiginoso. Enseguida empezaron a despacharse botellas a la localidad de Durazno y, luego, a Montevideo. Mangini tuvo que conseguir nuevos socios y, en 1947, se sumaron Frank Marshall y Adolfo Caorsi. Así, se fundó la Sociedad Anónima Agua Tónica Paso de los Toros y se empezaron a vender acciones en el pueblo. Diez pesos cada una.

Un día llegaron a Paso de los Toros unos representantes de Pepsi Cola que ofrecían comprar las acciones de la fábrica. Mucha gente las tenía olvidadas en los roperos, y fue un revuelo, todo el mundo buscándolas. Pepsi las pagaba muy bien y todos las vendieron, locos de la vida. Hasta que, el 14 de febrero de 1955, la compañía norteamericana logró la mayoría absoluta. Un golpe duro para Mangini, que murió en 1957.

Hoy, la fábrica ya no existe, y la bebida Paso de los Toros es producida en Buenos Aires. Si querías cortar con la dulzura y tomarte una, acá no la vas a encontrar.

paso de los toros uruguay 

 Conociendo Paso de Los toros


Nosotros recorrimos Paso de los Toros en el mes de Junio, época en la cual, desde luego, no hay mucha gente que se anime al camping y al río, y por ende no hay muchos visitantes y se puede visitar la ciudad cómodamente. Los hoteles tienen lugares disponibles y el pueblo se observa con la tranquilidad típica y habitual de siempre. Permanecimos aquí varios días para poder conocerlo y vivirlo, y porque el lugar te invita a quedarte.

Dependiendo del punto de vista con que se mire, a mi entender, la ciudad es un encanto de tranquilidad y un bello lugar para refugiarse del mundo. Pero todo depende de lo que uno busque interiormente. Si estás acostumbrado al ruido y las grandes ciudades, quizá Paso de los Toros no sea para vos.

A continuación, “algunas” fotos de nuestro recorrido por Paso de los Toros:


“El toro”que tantas veces habíamos visto por internet…

paso de los toros uruguay

Las calles de la ciudad:

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

La iglesia Santa Isabel de fondo sobre el Boulevard Artigas:


paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay


paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay


paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

La estación Paso de los Toros:

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

Del otro lado de la estación:

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

Y finalmente, el camping y el río:

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay

paso de los toros uruguay



paso de los toros uruguay

Es imposible fotografiar toda una ciudad. Si algo falta, no lo reclames por favor. Estas son algunas imágenes que seleccioné para poder darles a los lectores, un panorama general de la ciudad.

Un poco de información turística

Si estás por visitar Paso de los Toros, te cuento que la ciudad tiene todos los servicios para que te sientas de maravilla. Hay banco, cajero, estaciones de servicio y varios lugares donde alojarte. Tenés tres hoteles, cabañas, casas en alquiler y el camping a la vera del río. De los hoteles, uno es “más o menos”, el otro es bueno pero antiguo y hay uno que es muy pero muy bueno. Los precios, claro, van de acuerdo a mi descripción, y para no beneficiar ni perjudicar a nadie, no los voy a mencionar. Que cada uno saque sus propias opiniones. Les recomiendo caminar la ciudad, ya que hay varios carteles de habitaciones en alquiler. Por la calle Artigas, cerca de la Ancap, encontrarán una. Y también pueden preguntar en la estación de servicio frente al “toro”, que ofrecen cabañas totalmente equipadas.

Para los argentinos que viajen a Paso de Los Toros:


Para mis compatriotas, les digo: a Paso de los Toros solo se llega por ruta en auto o en micro. Hay micros que llegan de Montevideo y de Fray Bentos. El tren (a junio de 2015) no llega a la ciudad y está totalmente paralizado. Para las compras y los pagos, lleven efectivo uruguayo. Varios negocios aceptan tarjetas pero no la mayoría. Los hoteles no aceptan tarjetas tampoco y las personas que alquilan cabañas o habitaciones mucho menos. En el camping tampoco aceptan tarjetas.

No olviden que Paso de los Toros es como un pueblo: los negocios cierran temprano y la hora de la siesta es sagrada. Las calles son seguras y se puede caminar de noche sin problemas. Pasan cosas como en todos lados pero jamás sentirán esa intranquilidad a la que estamos acostumbrados en Buenos Aires.

Si le gustan los pueblos, si les gusta la tranquilidad, el aire libre y la naturaleza, no dejen de visitar este magnífico lugar. Los uruguayos son personas muy atentas y respetuosas que se esmeran por tratar más que bien al visitante. La van a pasar de diez. Nosotros lo vivimos y sabemos de qué hablamos.

Hasta el próximo viaje. Si te gustó, no te vayas sin dejar tu comentario al final del post!