domingo, 31 de julio de 2016

Piriápolis, último destino del año!


Como todos los años, volvimos a Uruguay para seguir recorriendo el país en lo profundo. Pasamos por Paysandú, Tacuarembó, Rivera. Luego nos fuimos para Paso de los Toros y Trinidad. Ya habíamos estado el año pasado en todos estos lugares, pero quisimos volver a visitarlos por el mero placer de hacerlo. De allí pasamos por varios pueblos pequeños, nos fuimos para San José de Mayo y finalmente terminamos nuestro viaje en un lugar realmente encantador: Piriápolis.

Cuando en Argentina contamos que nos fuimos a "Piriápolis", nos preguntan: ¿Se fueron a Brasil? Tal vez lo asocian con "Florianópolis", no sé, pero la realidad es que Piriápolis es una ciudad uruguaya ubicada a unos 100 km de Montevideo, que debe su nombre a su fundador Francisco Piria. Y de hecho, en épocas veraniegas es muy concurrida por los argentinos, a tal punto de tener un hotel y una avenida costanera con nuestro gentilicio: el "Argentino Hotel" y "La Rambla de los Argentinos".

Este fue el mejor lugar para terminar un viaje tan largo por este país. Piriápolis tiene todo lo que nos gusta como familia viajera que somos: la tranquilidad de un pueblo, la comodidad de una ciudad y la perfecta combinación de mar y sierras que lo hacen un destino turístico realmente interesante.

Veamos un mapa para ubicarnos mejor:



Llegamos a Piriápolis cerca de las tres de la tarde luego de un viaje largo desde Trinidad, ya desde lo lejos cuando se va acercando a la ciudad se observan los cerros típicos del lugar, en especial el cerro Pan de Azúcar. Y al desviarse de la ruta para ingresar ya comienzan las sorpresas, como este hermoso castillo ubicado a escasos kilómetros del centro de la ciudad:


Se trata del Castillo Pitamiglio, construido en 1956 por el arquitecto y político Humberto Pittamiglio,que utilizaba como residencia de verano, y que diseñó siguiendo las reglas de la alquimia, donde su fachada simula un gran castillo.

A partir de allí, con las panorámicas de la ruta, se empieza a sentir la adrenalina de haber llegado a un lindo lugar:


Llegamos a la costanera:




Sobre la avenida se observa el imponente Hotel Argetino y otros edificios de altura, que contrastan con el resto de las construcciones de la ciudad:



El puerto:




El castillo de Piria:


La antigua parroquia:

 

El cerro Pan de Azúcar:


La magnífica vista desde el cerro San Antonio, al cual se puede subir en auto o bien con las aerosillas que salen justo al lado de los muelles:









Piriápolis tiene uno de los mejores atardeceres de la zona, y si no lo creen, observen esta imagen:


Nuestro viaje a Uruguay de cada año llegó a su fin, es hora de partir de vuelta a Argentina. Esta es sin dudas la mejor de las despedidas, en un hermoso lugar que da suspiros de solo recordarlo. Nuestro nene viajero comtempla por ultima vez, al menos por ahora, la belleza de este paisaje encantador:



Será hasta la próxima, hasta el próximo viaje, hasta el próximo año.

Espero les haya gustado! No se pierdan de conocer este magnífico lugar!

Si te gustó el lugar, no te vayas sin dejar tu comentario!